Beneficios de los talleres de desarrollo

Los talleres de desarrollo ofrecen a los padres el espacio y la oportunidad de comprender en qué momento del desarrollo está el niño, que actividades son propias para su edad y ofrecen una serie de juegos y alternativas para que  puedan aprovechar al máximo el tiempo que pasan con sus hijos. También para relacionarse con otros padres y compartir experiencias.

Además los padres pueden transmitir, esta información a los cuidadores como  son los abuelos, tíos, niñeras, etc. De esta manera todos manejan la misma información  y hay mayores beneficios para su hijo. Durante  las sesiones   los padres interactúan con el niño en juegos sencillos como las escondidas, armar juguetes, cantar canciones o simplemente  acompañarlos en las actividades.

Si un niño se demora en gatear o caminar no necesariamente hablamos de un retraso en su desarrollo. Los niños  sanos no necesitan estimulación especial,  lo que necesitan son juguetes y juegos propios para su edad, un medio ambiente seguro y confortable, interactuar con sus padres y familiares.

La información que reciben los padres en los talleres  permite que tengan tranquilidad y paciencia para que el niño se desarrolle de acuerdo a su edad ya que cada uno tiene diversas condiciones culturales, socioeconómicas y genéticas que pueden influir  en el tiempo en que cada niño alcance una conducta; cada niño tiene su propio ritmo, no se debe forzar o adelantar.

 Siempre me ha preocupado la percepción de la palabra estimulación; podríamos también pensar en sinónimos como favorecer, adelantar, provocar, forzar, aumentar. Muchos padres tienen este temor a veces se cree que el niño recibe estimulación para hablar rápido o caminar antes del año. En algún momento   me han comentado “a mí nadie me estímulo y yo soy una persona normal”. También conozco el criterio de algunos pediatras aterrados con la idea de que se estimule a los niños e incluso se le atribuye a la estimulación la inquietud y actividad incansable de ciertos niños.   

Por esta razón será mejor hablar de talleres de desarrollo donde los padres aprenden a jugar con sus hijos. Tú puedes continuar con estas actividades en casa. Es importante, respetar el tiempo de respuesta de tu hijo tanto tú como él tienen que estar predispuestos al juego, elige un momento oportuno para jugar con él; incluye el juego dentro de los hábitos del hogar como mantener el orden de la habitación cantando o en un  rápido concurso de quien guarda más.  Las rutinas para tu hijo son muy importantes por ejemplo  lee con él en la noche antes de dormir.

Recuerda el reconocer los pequeños logros de tu hijo te dará la tranquilidad y la paciencia para esperar su siguiente paso.

Más sobre: 

Papá y Mamá

Escrito por: 

Miriam Molina