Aprendiendo día a día con tus hijos

Aprendiendo a ser padres

La increíble aventura de ser padres resulta sin lugar a dudas un cambio radical en la vida de hombres y mujeres, sin embargo y pese a toda la felicidad que este nuevo estatus puede traer a nuestras vidas no deja de ser una experiencia en la que contamos con pocas herramientas y conocimientos que nos ayuden a cumplir adecuadamente con estos nuevos roles.

Muchos de los errores que se comenten en la crianza de nuestros hijos e hijas se deben al desconocimiento por nuestra parte, por ello, recomendamos a los padres seguir esta guía para que nos convirtamos en orientadores efectivos en la formación de nuestro hijos.

Dormir, la clave para aprender.- cuidar que los niños y adolescentes duerman de manera adecuada es apoyar un aprendizaje significativo. Solo a través de un sueño adecuado se puede consolidar la memoria, en otras palabras cuando los seres humanos duermen la memoria logra almacenar correctamente toda la información recibida durante el día.

Agua, oxígeno y glucosa.- con estos tres elementos se puede lograr un adecuado funcionamiento del cerebro. Más del 20% de la energía del cuerpo es consumida por el cerebro, por ello nuestros hijos deben tener estos elementos de manera constante, esto se logra no solo con una alimentación adecuada sino también trabajando hábitos como una buena colación y regulando el consumo de golosinas y comida chatarra.

Leer y aprender.- hasta hace poco tiempo la lectura era considerada como una actividad de ocio, un entretenimiento muchas veces vano y poco productivo. Sin embargo, y gracias a los avances realizados en el campo de la educación se ha descubierto que sus beneficios son muchos y que el apoyo que brinda al desarrollo intelectual y creativo de los seres humanos es realmente importante.

Leer, entender lo que se lee, emular lo leído desarrolla simultáneamente más de 22 procesos intelectuales.

Un niño que lee, desarrolla habilidades y destrezas que facilitarán su comprensión y ejecución de ejercicios de lógica, su capacidad de análisis y síntesis, mejorará sus diferentes tipos de memoria y a esta lista de beneficios se suma otro muy importante y necesario dentro y fuera de las aulas, este es el desarrollo de la creatividad.

Apoyar y estimular la creatividad.- la creatividad no es innata en los seres humanos, es decir no nacemos dotados de esta habilidad, es en espacios de crecimiento y aprendizaje en donde aprendemos a ser creativos o perdemos esta cualidad tan necesaria.

En el hogar, con una adecuada estimulación y guía se puede trabajar la formación de seres creativos, y es aquí donde la lectura puede ser una aliada estratégica.

A partir de una lectura estimulante, de un cuento divertido, o una leyenda en la que la imaginación y la realidad se mezclen es que los seres humanos pueden desarrollar la creatividad.

Enseñar con el ejemplo.- los niños aprenden por imitación y repetición,  es en sus entornos cercanos y de convivencia en donde hallan modelos que después reproducen. Por ejemplo, si los padres gritan e insultan a sus hijos, lejos de “educarlos” lo que les están enseñando es que gritar y maltratar es algo normal, así pues los niños aprenderán a ser violentos porque lo ven como una práctica cotidiana en sus hogares. Del mismo modo, aquellas prácticas positivas como aprender a ser respetuosos, cariñosos y sinceros se aprenden por imitación.

El valor de una mirada.- no hay nada más desmotivante que el iniciar una conversación con alguien y ver que la persona nos habla de espaldas o que fija su atención a un celular o a la pantalla de una computadora o de la televisión mientras le hablamos, esto deja una evidente sensación de poca o ninguna atención a lo que somos o decimos. Esta sensación no es exclusive de los adultos, al contrario, los niños son mucho más sensibles a estas respuestas y de manera especial con sus seres queridos, por ello es importante siempre tomarnos el tiempo para mirar a los ojos de nuestros hijos cuando nos hablan y dar valor a sus temas de interés así como a sus problemas, por mas sencillos que éstos parezcan.

Más sobre: 

Papá y Mamá