Jugando en casa

Algunas ideas para jugar en casa  disfruta de tus hijos y aprende a jugar con él Diviértanse!!!

Hoy vamos a compartir tres tipos de juegos sensoriales que son importantes para el desarrollo porque permiten el contacto con diferentes tipos de texturas y ellos pueden comprobar que pasa cuando estas sustancias cambian de consistencia o añadimos sensaciones nuevas como el calor o el frio o incluso cuando permites que tus hijos experimenten; tocando amasando o pintando con sus dedos.

Muchas veces evitas este tipo de juegos porque piensas que el desorden es muy grande, pero si acostumbras a tu hijo a realizar este desorden en un solo lugar de la casa vas a ver como empieza a reconocer su lugar especial para este tipo de juegos. Busca en tu casa un lugar fácil de limpiar como por ejemplo la cocina, el balcón, un patio o el jardín si dispones de uno. Contar con mesas y sillas pláticas para niños facilita el juego y la limpieza.

Finalmente el contacto con texturas es algo que a no todos los niños les agrada de forma inmediata dale tiempo para adaptarse y permítele manejar estas texturas con cucharas, carritos, brochas; recuerda se trata de disfrutar y no de frustrarse.

Jugar con crema para el cuerpo:

Pon en un recipiente pequeño un poco de crema para el cuerpo en la refrigeradora y en otro calienta otra porción de crema. Sobre un plato amplio o una fuente plástica vierte primero la crema fría y deja que el niño sienta el frio unte su crema en la piel y luego vierta la crema caliente déjele que sienta la diferencia y luego que mezcle las dos temperaturas puede incorporar un poco de color vegetal y mezclar también con color.

Jugar con jabón:

Ralla un jabón blanco en barra hasta obtener una media taza, luego en un tazón coloca un poco de agua y mezcla con el jabón hasta obtener una mezcla espesa luego añadir el color vegetal y obtendrás una pintura de dedos muy diferente pueden hacer la mezcla sobre una bandeja de plástico. Coloca un pliego de papel en el suelo e invítale a pintar con manos y pies, si no se anima a utilizar sus manos coloca un poco de la pintura y haz que ruede los carritos de juguete sobre la pintura.

Jugar con harina de maíz:

En un tazón profundo mezclar la harina de maíz, agua y colorante vegetal hasta conseguir una masa delgada, permite que el niño realice la mezcla con tu supervisión y ayúdale a mezclar bien. Utiliza más agua si quieres dejarlo como una pintura de dedos o más harina si quieres una masa para moldear.

Extiende la masa sobre una lata para hornear y con cubiertos para bebes permítele jugar con la masa usando el tenedor como trinche, sacando pequeños pedazos con la cuchara o utiliza moldes para plastilina para darle forma.

Puedes guardar la masa en plástico en la refrigeradora y volver a jugar con ella en otra ocasión.

Más sobre: 

Juegos

Escrito por: 

Miriam Molina