Posturas para la labor de parto

Durante la labor existen diferentes posiciones que facilitan el parto a continuación se mencionan algunas de las ventajas.
  • Cambiar de posición es una distracción para la madre durante la labor de parto, aleja de su mente la sensación de impotencia para manejar la contracción, junto con las respiraciones y la relajación son los elementos que la futura mamá puede utilizar. 
  • Es habitual cambiar varias veces de posición sobre todo si el parto es largo, por lo que es conveniente practicar desde el embarazo las diferentes posiciones, esto es algo importante en su entrenamiento al parto. Si su pareja se ha entrenado con usted lo mejor es que él le recuerde las diferentes posturas durante su labor. 
  • Las salas de labor ofrecen elementos que contribuyen a cambiar de posición en las diferentes contracciones, es conveniente conocer previamente la sala para saber con que elementos cuenta. 

Postura: de pie 

  • Abrácese a su pareja y recargue el peso de su cuerpo hacia él 
  • Mantenga las piernas separadas y el cuerpo apoyado hacia delante 
  • Esta posición libera el peso de la espalda y hace más efectivas sus contracciones. 

Postura: sentada a horcajadas 

  • Sentada a horcajadas de cara al respaldo de la silla y apoyada sobre un cojín incline su cuerpo hacia delante para desplazar el peso del útero.
  • Su pareja podrá realizarle masaje en la parte baja del la espalda. 
  • Esta posición alivia el dolor lumbar al no sobrecargar la espalda con el peso del feto 

Postura: Cuclillas

  • Flexionadas las rodillas de preferencia apoyada en la punta de los pies y apoyando los brazos sobre una silla 
  • Esta posición favorece el descenso del bebé al canal de parto 
  • Se utiliza como postura para la fase expulsiva del parto en algunas culturas 

Postura: Recostada 

  • Recostada sobre el lado izquierdo, para favorecer la oxigenación al bebé, evite juntar las rodillas y adoptar una postura fetal, coloque una almohada entre sus piernas 
  • Si esta conectada a un monitor cardiofetal ayuda elevar la cabecera de la cama y colocar una almohada debajo de su espalda en el lado derecho. 
  • Esta postura favorece una buena circulación y oxigenación del bebé, al quitar la presión del lado derecho.

Más sobre: 

Parto

Escrito por: 

Miriam Molina