Todo  esto puede generar dificultad para dormir,  un sueño poco profundo no reparador, o en algunos casos simplemente permaneces despierta largos periodos durante la noche. Como consecuencia de todo esto el no dormir bien, aumenta el cansancio en la embarazada durante el día,  provocando fatiga e irritabilidad, alterando todo su entorno y generando una sensación de incomodidad en aumento. Atiende el insomnio es importante para ti y tu bebe que descanses bien.

Insomnio en el Embarazo

El  Insomnio en el embarazo es una de las molestias frecuentes  en el último trimestre de embarazo como consecuencia de los cambios que experimentaras en este trimestre

Algunos de estos cambios como la  acidez por la presión  del bebe sobre el estómago puede provocar el reflujo y eso incomoda a la madre durante la noche, la postura acostada sobre la espalda puede dificultar la respiración,  las oleadas de calor, resequedad en la nariz y garganta. En la semana 36 aumenta la presión del bebe hacia la vejiga y esto va aumentar las visitas al baño durante la noche.

Todo  esto puede generar dificultad para dormir,  un sueño poco profundo no reparador, o en algunos casos simplemente permaneces despierta largos periodos durante la noche. Como consecuencia de todo esto el no dormir bien, aumenta el cansancio en la embarazada durante el día,  provocando fatiga e irritabilidad, alterando todo su entorno y generando una sensación de incomodidad en aumento. Atiende el insomnio es importante para ti y tu bebe que descanses bien.

Les comparto algunos tips que recomiendo a las futuras mamas en los  cursos de Psicoprofilaxis.

Alimentación: Es aconsejable que tu estomago descanse de 7 a 9 horas pero debes alimentarte bien para poder dormir. Cena temprano una comida ligera fácil de digerir, alimentos ricos en vitamina B6, como leguminosas, verduras de hoja verde, nueces  granos integrales  y carne. Un refrigerio por lo menos una hora antes de acostarte, los alimentos ricos en calcio ayudan a inducir el sueño. Alimentos como yogur, almendras o semillas de ajonjolí.

Infusión de hierbas como la manzanilla y el toronjil.

Tomar un baño: el agua es un medio de relajación natural, toma un baño con agua caliente en ducha o tina. Aceites esenciales de limón o mandarina quemados en un vaporizador de aromaterapia mientras te bañas complementan este efecto relajante.

Meditación: Los estudios demuestran que la meditación  permite concentrar los pensamientos para relajar tu mente, en una sola acción en este caso respirar, alivia la tensión e induce al sueño. Busca un lugar tranquilo y cómodo donde puedas meditar sin interrupciones. Utiliza respiraciones lentas y profundas  inhalando por la nariz y exhalando por la boca y concéntrate en los movimientos respiratorios.  Complementa la experiencia visualizando lugares seguros o ideales de descanso como único pensamiento.

Consejos Complementarios:

Relájate antes de dormir evita estimular tu cerebro con la televisión o revisando el celular, esto no te permiten dormir con facilidad.

Trata de hacer ejercicio todos los días de forma regular

Evita bebidas con cafeína durante la noche y mejor si las evitas del todo en el embarazo.

Toma por lo menos dos litros de agua al día.

Es importante que atiendas pensamientos o ideas que te angustian sobre todo lo relacionado al bebe, habla con tu ginecólogo, busca ayuda profesional si tienes algún temor.

 

Más sobre: 

Embarazo sano

Escrito por: 

Miriam Molina