El embarazo del papá

Si tú eres un padre actual seguramente estas involucrado en la gestación de tu hijo desde el mismo instante en que el médico confirmó la noticia, algunos padres lo expresan fácilmente otros seguramente son más reservados. Como el embarazo es largo tus emociones también van cambiando de la incredulidad al susto o al entusiasmo y a pesar del impacto de la noticia, en algunos momentos se te olvidará que tu pareja está embarazada ya que en los primeros meses su estado no es visible.

Seguramente tus amigos o familiares compartirán contigo sus experiencias pero recuerda que así como cada mamá siente de una manera única y personal su embarazo, así también tú lo vas a experimentar de una manera única, tu reacción no es mala ni buena, simplemente es tuya no por eso vas a ser mejor o peor padre.  Es importante que compartas tus sensaciones y sentimientos con tu pareja, recuerda que es una época de mucha sensibilidad emocional y sentir tu solidaridad es muy importante para ella.

Durante los años que llevo preparando parejas de embarazados, cada vez es mayor y mejor la participación de los padres, de hecho muchas veces el papá tienen una mejor retentiva en detalles muy puntuales que son de una ayuda maravillosa en el momento del parto.

El aprender a cuidar del bebé también es una experiencia posible para el futuro papá, tener la posibilidad de bañarle, cambiarle el pañal, cuidar de todas sus necesidades, ofrece la posibilidad de una relación temprana con el bebé  situación que antes era únicamente reservada para la mamá.

Como futuro papá enfrentarás sentimientos de ansiedad, tendrás temor de no saber como manejar al bebé al verle con una apariencia frágil y pequeño. Deberás recordar que el cuidado diario del bebe, sus demandas, su necesidad constante de atención harán de ti rápidamente un experto.  Para ello es importante participar en cursos de preparación para el parto, y el poner en práctica lo aprendido será  la mejor forma de "perder el miedo".

¡Animo que será una feliz paternidad!

Más sobre: 

Embarazo sano

Escrito por: 

Miriam Molina