Alimentación en el primer año

A partir del año de edad el niño pasa por una etapa de transición en lo referente a su alimentación, que dura hasta los 3 años. Durante este tiempo se dan cambios importantes los cuales ponen en alerta a los padres que se preocupan y a veces desarrollan una ansiedad permanente respecto a la alimentación del niño. Este artículo clarifica muchos mitos que hay al respecto, conozcamos algunos aspectos importantes de la nutrición del niño.

El niño presenta un crecimiento muy rápido el primer año de vida, crece alrededor de 25cm desde su nacimiento. Luego el crecimiento es más lento y esta disminución en la velocidad de crecimiento conlleva a una falta de apetito, la cual es absolutamente normal.  Por otro lado, el intestino y funciones metabólicas han alcanzado un grado de madurez importante que permite al niño incorporar los alimentos que tomará de aquí en adelante, sin embargo es importante realizar la introducción paulatina de alimentos nuevos a partir del año como la leche de vaca, huevos, pescado, entre otros.
Al evaluar si un niño se alimenta adecuadamente hay que considerar sus necesidades fisiológicas, su desarrollo, su entorno, los hábitos de alimentación en la familia. Se debe individualizar y adaptar la alimentación de acuerdo al niño, pues es un proceso de aprendizaje. En este momento el niño va desarrollando una conducta alimenticia y empieza a expresar sus preferencias y aversiones.
 
NOTA: Los buenos hábitos alimentarios se adquieren desde la infancia!!!

COMO INTRODUCIR LOS ALIMENTOS?

La introducción de alimentos a partir de los 12 meses de edad, debe iniciarse de manera progresiva, con mayor textura gruesa para acostumbrar poco a poco al niño a alimentos troceados.

  1. La dieta debe ser equilibrada y variada, esto implica texturas, colores, olores y sabores para acostumbrar al paladar y desarrollar glándulas gustativas, que en el futuro marcarán sus en sus gustos personales
  2. Elimine poco a poco los alimentos licuados, cambiando a alimentos que tengan mayor textura, se deben dar los alimentos aplastados con el tenedor
  3. Dele al niño alimentos para que él coma solo, ayúdele a manejar utensilios para que aprenda a masticar bien, esto implica un mayor esfuerzo.
  4. Cuando introduzca alimentos nuevos hágalo al principio de cada comida, ya que el niño tiene más apetito.
  5. Limite el consumo de alimentos calóricos “junk food” (gaseosas, alimentos procesados, dulces) ya que se convierte en un hábito y es más difícil erradicarlo en la adolescencia y adultez.
  6. Los niños deben comer de todos los grupos de alimentos como carbohidratos, proteínas, grasas, vegetales y frutas, pues todos aportan para cubrir sus necesidades energéticas y cumplir con una alimentación equilibrada y variada.

Y LA LECHE?

En esta etapa la leche todavía juega un papel importante y por eso se recomienda que complementen su alimentación con una leche de crecimiento, pues contienen ácidos grasos esenciales como el DHA, que aporta significativamente al desarrollo mental.  Se sugiere que se evite la leche de vaca y se prefiera las leches de crecimiento, que están hechas a base de leche de vaca, pero no al 100%,  ya que su sistema digestivo sigue madurando y esto ayudará a evitar problemas digestivos a lo largo de la vida.

Si hablamos de cantidad, el consumo disminuye ya que ahora el niño tiene otros alimentos que cubren sus necesidades y que antes solo lo hacia la leche. 

El niño debe mantener una alimentación fraccionada en 5 comidas al día: 3 principales y 2 refrigerios; en donde se sugiere que puede tomar la leche, pero no con un tiempo muy corto de una de sus comidas principales, para que no las reemplace.

Para esta etapa ya se debe evaluar cambiar los biberones por un vaso, evitando que solo se llene de leche y también para evitar las caries.

Si no le gusta la leche, se puede brindar otras alternativas como yogurt, queso y otros alimentos que lleven como ingrediente la leche, pues es buena fuente de proteína y calcio, nutrientes esenciales para el crecimiento, formación de músculos y huesos.

Recuerda…. La comida debe ser algo divertido que se comparta en familia, con paciencia, sin obligaciones ni presiones se puede conseguir mayores beneficios.

Más sobre: 

Nutrición

Escrito por: 

María Josse Alarcón