Yoga para bebes

El yoga para bebés es una actividad que pueden realizar madres y padres junto a sus bebés. La práctica de esta disciplina es beneficiosa tanto para el bebé como para el adulto. Favorece la conexión emocional entre el bebé y sus padres, así como la relajación y el bienestar físico y emocional de la familia que lo practica. Además, es un hábito saludable que puede transmitirse al bebé.  El yoga ayuda en varios ámbitos de la salud tanto física como mental (y espiritual para quienes así lo perciben). Por ejemplo los movimientos ayudan a agudizar la concentración, el enfoque y el equilibrio físico, como consecuencia la relación con el progenitor también se desenvuelve de manera más orgánica (que tiene una vida propia de crecimiento de poda, de cosecha).
  • Los movimientos y respiraciones son fáciles de aprender y replicar en casa por lo cual es una inversión saludable para la correcta circulación energética entre ambos, además de mejorar las percepciones del cerebro sobre todo en los sentidos del tacto, la vista y audición.

En la primera etapa de desarrollo de nuestros bebés la formación y maduración de órganos es fundamental por lo que la respiración, movimientos y masajes que se aprenden en clases son el compañero ideal para poder fomentar un desarrollo sano de nuestros pequeños.

Las familias pueden comenzar a asistir a clases de yoga con sus bebés cuando éstos tienen alrededor de 3 meses de edad. Sin embargo, puede practicarse yoga con el bebé en casa desde el nacimiento, realizando respiraciones y meditaciones con el bebé en brazos o portándolo en una cunga o fular. No obstante, es recomendable asistir a una sesión de yoga con bebés para hacerlo con más seguridad.

Beneficios para los padres:

  • La irritación y desgaste por las malas noches es una condición común en los padres de bebés pequeños, los dolores de espalda que  son fruto de los cuidados a nuestros bebés también pueden ser mejorados por medio de la práctica del yoga.
  • La influencia del bienestar físico en el bienestar emocional es notoria por lo que tu estado anímico será influenciado positivamente.
  • Los músculos son ejercitados  para ayudar a despertarlos a tonificarlos y también a relajarlos y adormecerlos.

 Beneficios para el bebé:

Practicar yoga junto a la madre, el padre o a ambos aporta diversos beneficios para el bebé. Todo se trabajará en clase con la personalizado por cada bebé y lo que cada uno trae, por lo mismo será dirigida a las necesidades específicas que el grupo presente y con cada caso al enriquecimiento de todos.

 

  • El bebé aprende desde muy pequeño las técnicas y actitudes que sus padres utilizan para cuidar su salud.
  • El bebé disfruta del contacto con sus padres en estado de relajación, lo cual favorece la propia relajación del pequeño.
  • El bebé aprende a interactuar con su entorno y conocer sus límites.
  • El yoga favorece el desarrollo psicomotor del bebé debido al conocimiento y control del propio cuerpo, la coordinación psicomotriz, la adquisición de un buen tono muscular, etc.

 

Más sobre: 

Desarrollo

Escrito por: 

Fernanda Granda