Reflujo en el lactante

El reflujo es un trastorno digestivo frecuente en el recién nacido. Muchos de los recién nacidos expulsan una pequeña porción de leche luego de lactar como si se hubiesen llenado demasiado, o a veces después de eructar, esto se considera normal. Pero en otros casos tenemos niños con vómitos violentos y abundantes

El esófago es un canal muscular, que conduce los alimentos de la boca al estómago. En la parte inferior de ese músculo, está un esfínter que funciona como una válvula, se abre para que el alimento pase al estómago, y se cierra para evitar que el alimento vuelva o ascienda hacia arriba.

Cuando el esfínter no funciona bien, debido a su inmadurez como en el caso de algunos recién nacidos,  tanto el alimento como parte de los jugos gástricos que existen en el estómago, suben por el esófago, pudiendo inclusive llegar a la boca. Tanto la alimentación líquida, que sube con mayor facilidad y rapidez, como la postura habitual del bebe a esta edad, acostado, favorece la regurgitación.

Su pediatra es quien diagnosticará cuándo esta regurgitación es normal y cuándo no lo es, dependerá de la frecuencia y la intensidad de las regurgitaciones, así como de los síntomas que éstas ocasionan. De acuerdo a estudios realizados, se estima que un 20% de los lactantes que presentan regurgitaciones tendría reflujo gastroesofágico anormal, lo que requiere un diagnóstico y tratamiento médico especializado. El otro grupo de bebes generalmente superan el reflujo en forma espontánea a partir de los 6 meses

A continuación compartimos algunos consejos prácticos para los padres de bebes con este tipo de reflujo

Alimentación: Alimente a su bebe frecuentemente, la lactancia materna favorecerá un vaciamiento rápido del estómago, si se alimenta con biberón evite cantidades grandes de leche aliméntele más a menudo pero en pequeñas cantidades. Su pediatra la asesorara sobre la incorporación de cereales para espesar la leche, y a que edad puede hacerlo.

Ayude a eructar a su bebe durante y luego de lactar asegúrese que lo haga para que su estómago no esté excesivamente lleno y evitar el vómito. Si el niño se alimenta con biberón utilice los que cuentan con filtros de aire para evitar que el niño trague aire durante la alimentación.

Postura: Es importante que durante la alimentación lacte en un ángulo de 45 a 60° después de haber comido el bebe debe permanecer en la misma inclinación para que el aire se acumule en la parte, de arriba del estómago y que cuando se produzca el eructo salga solamente aire y no la leche ingerida.

Usualmente los padres tienen mucho temor de poner a dormir al bebe con reflujo, la posición es la única medida que permite proteger al bebe durante el sueño. El bebé debe dormir boca arriba y en una posición semisentada, para lo cual es necesario elevar la cabecera de la cuna, en el mercado existen las almohadas anti reflujo que permiten mantener al bebé en esta posición.

Como actuar si el bebe vomita:

El vómito es algo que puede presentarse en cualquier momento lo importante es ayudar a que el bebe se recupere y prevenir complicaciones.

Si el bebé vomita y se encuentra boca arriba colóquelo de lado, espere a que su reflejo de tos y llanto aparezcan espontáneamente, aproximadamente 10 segundos, si no es así coloque al bebe boca abajo y dele golpecitos en la espalda, entre los omoplatos, para ayudarle a eliminar el líquido de sus vías respiratorias. Asegúrese de que su bebe se ha recuperado y no hayan secreciones que obstruyan su respiración.

Más sobre: 

Cuidados del recien nacido

Escrito por: 

Miriam Molina