El sueño del bebe

Una de las principales pruebas en la experiencia de ser padres es el hecho de conseguir que el bebé duerma toda la noche y en esa búsqueda usted como padre puede encontrar una serie de referencias desde que: “no hicimos nada, así nació” o tal vez le mencionen el mejor libro para hacer dormir a su bebé y usted visite todas las librerías para encontrarlo, tal vez le sugieran que utilice la lechuga para la ensalada y un poquito para el baño del bebe, en fin hay una lista interminable de recetas y lo mejor de todo es que seguramente usted encuentre alguna propia que a nadie se le ocurrió.

Esta introducción no pretende restar importancia a este tema pero si ubicarnos en lo cotidiano, lo que menos se menciona en este tema es que cada bebe es diferente y que su temperamento puede influir directamente sobre el sueño. El sueño del bebe es diferente al del adulto y se va desarrollando a medida que el bebé crece, un recién nacido necesita dormir alrededor de 16 horas por día lo que le permitirá, que su cerebro crezca,  prestar atención y procesar toda la nueva información que recibe.

Evite sobre estimular al bebe, no interrumpa su periodo de sueño, si esta molesto y no logra dormir el someterlo a ruidos, movimientos, cambios de ambiente hace que su actividad cerebral aumente. La actividad de un bebé  esta compuesta por ciclos que se repiten cada tres o cuatro horas;  primero sueño ligero, sueño profundo, despertarse, comer y volverse a dormir.

El sueño va muy relacionado a la alimentación, como podemos notar los bebes duermen después de comer, en los recién nacidos hasta que la mamá produzca los niveles suficientes de leche puede haber la necesidad de despertarse a comer más a menudo, esto va cambiando a medida que aumenta la producción de leche, en otras ocasiones el bebé para lograr calmarse y dormir puede llevarse el dedo a la boca o succionar el chupón esto puede generar la idea de que no duerme porque le hace falta comer y no siempre es así. Atienda sus otras necesidades antes de pensar que su bebé solo se despierta por hambre.

Cuando el bebé está en el vientre materno la sensación de contención es completa cada vez que se mueve se siente abrazado por el útero, cuando nace esta sensación desaparece por lo que los bebes tienen la necesidad de ser cargados o sentirse abrazados.  Ayudará si usted a su bebé le envuelve con una cobija o franela para ponerle a dormir, recuerde que,  la Academia Estadounidense de Pediatría, recomienda acostar a los bebés boca arriba para reducir la incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante.

El bebé desde que está dentro del vientre materno reacciona a los sonidos rítmicos y de baja intensidad con agrado, de hecho hay estudios donde se demuestra menor actividad fetal cuando el sonido es más estridente por lo hay bebes que se aíslan de ambientes ruidosos durmiendo mucho en el día y permanecen despiertos en la noche. Cuando su bebé escucha sonidos rítmicos o usted le arrulla con una canción o simplemente con un murmullo su bebé se calma y le es más fácil conciliar el sueño. También será importante revisar que esté cómodo, las etiquetas de la ropa, el pañal sucio o apretado, mucha o poca ropa pueden evitar que duerma con comodidad.

A medida que el bebé crece su sueño mejorara y el de ustedes también estos consejos pueden hacer que el bebé se adapte a rutinas que le ayuden a dormir. Existen varias referencias bibliográficas que le pueden guiar de acuerdo a su realidad, y al temperamento de su bebé, dos de los libros que sugiero en las clases de psicoprofilaxis son:

EL SUEÑO el método Braselton
Autor: Terry Brazelton, M.D.

DUERMETE NIÑO
Autor: Dr. Eduard Estivill / Silvia de Béjar

Más sobre: 

Comportamiento

Escrito por: 

Miriam Molina